Jueves 18 de Abril de 2024

Hoy es Jueves 18 de Abril de 2024 y son las 11:20 - ¡Hola! Bienvenido a mi sitio web. Te invito a recorrer las secciones.

POLICIALES

2 de octubre de 2023

El titular del diario revela que "El Carnicero" ha confesado el crimen del empresario español, pero culpando al yerno.

Pedro Ramón Fernández Torres confirmó haber estado involucrado en el incidente, que originalmente fue planeado como un robo, aunque señaló que el exmarido de la hija de la víctima fue quien cometió el homicidio.

Pedro Ramón Fernández Torres logró mantenerse prófugo de la Justicia cinco años tras el crimen.

El carnicero paraguayo que logró estar cinco años prófugo y comenzó este lunes a ser juzgado como coautor del crimen de un empresario español en 2017 en el barrio porteño de Caballito, donde quedó filmado por las cámaras del edificio cuando bajaba el cadáver por el ascensor envuelto en un cubrecama, confesó este lunes su participación en el hecho, pero dijo que se había planificado como un robo y reveló que el ya condenado exyerno de la víctima fue el autor material del asesinato con un cuchillo y que tras el crimen lo amenazó con que iba a matar a sus hijas.

"Yo sé que una vida no va a volver, lamento mucho por las hijas (de la víctima) porque yo tengo hijas. Estoy muy arrepentido por haber estado ahí, porque este hombre me engañó y yo, por querer salir adelante, me equivoqué. Iba a ser un robo", dijo Pedro Ramón Fernández Torres (57), alias "El Carnicero", al declarar por primera vez en la causa ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 que lo juzga por el homicidio de Roberto Fernández Montes (67).

El empresario Fernández Montes apareció calcinado el 23 de enero en el partido de Esteban Echeverría.
 
Este es el segundo juicio oral que hay por el caso, ya que en diciembre de 2017 este mismo tribunal, aunque con otros jueces, condenó a la pena máxima de prisión perpetua el exyerno de la víctima, Santiago Corona (41), quien también quedó filmado manipulando el cadáver y que fue la persona a la que Fernández Torres trató de cargarle toda la responsabilidad del homicidio.

La audiencia ante los jueces Cintia Oberlander, Alejandro Nocetti y Juan Manuel Grangeat comenzó a las 9.15 con la lectura del requerimiento de elevación a juicio, donde la fiscalía le atribuye la coautoría de un "homicidio agravado por alevosía" -con pena de prisión perpetua-, al ciudadano paraguayo que logró escapar a su país a tres días del hecho y mantenerse prófugo cinco años con un pedido de captura de Interpol hasta su detención el 8 de febrero de 2022 en la ciudad paraguaya de Concepción.

Si bien en un principio dudó, luego de un breve intercambio con sus defensores oficiales, Sofía Lanzilotta y Ramiro Dillón, el imputado aceptó declarar por primera vez en la causa y habló durante casi una hora y media delante de los jueces.

Fernández Torres dijo que el móvil de su participación fue económico porque "necesitaba un préstamo" de 50.000 pesos para ponerse su propia carnicería y que por ese motivo un conocido suyo que trabajaba como mecánico - y que fue un primer detenido luego liberado en esta causa -, le presentó a Corona para que le haga de prestamista.

Los videos de la cámara de seguridad del edificio fueron evidencias probatorias del crimen de Fernández.

Explicó que en una reunión que tuvo en Once, Corona le regaló 5.000 pesos, le dijo que no hacía préstamos pero que necesitaba su ayuda para hacer "plata fácil" entrando a robar a lo de su suegro donde, según le dijo, "había 200 mil dólares en una caja fuerte, algo que era mentira".

"Tenía dos familias que mantener, se aprovechó de eso. Me iba psicologueando, hablaba muy bien, parecía un doctor", dijo al explicar lo persuasivo que resultó ser Corona para que él aceptara la propuesta.

Contó que Corona le dijo que había vivido en el edificio de Caballito donde sería el robo, que le dio "el control remoto" del portón del garaje y "una llave" del palier de las escalas del edificio para que él entrara y pudiera "apretar" a Fernández Montes cuando llegara, y que además le aseguró que las cámaras de seguridad "no andaban", dato erróneo, ya que los videos en los que quedaron filmados ambos fueron la clave de esta causa.

Al relatar lo que ocurrió aquel 21 de enero de 2017 en el edificio de la calle Aranguren 36 de Caballito, Fernández Torres dijo que entró por el garaje, subió al quinto piso por las escaleras y que allí esperó la llegada del suegro de su cómplice, a quien le apoyó por la espalda un celular y le dijo "esto es un asalto, no le va a pasar nada, no me mire".

La víctima le dijo: "No tengo plata, soy un trabajador", y le entregó su celular y la billetera donde había "500 euros y 600 pesos".

Si bien el plan original era maniatarlo con unos precintos plásticos, Fernández Torres dijo que como la víctima se había "mareado" y había pedido tomar "sus pastillas", él solo decidió encerrarlo en un cuartito "depósito de escobas" y le dijo que se quedara allí al menos por media hora porque ahora iba a llegar "una persona muy mala".

"El Carnicero" recordó que en ese momento le tiró el manojo de llaves por el balcón a Corona para que pudiera entrar al edificio y que cuando su cómplice entró al departamento lo cuestionó por no haber atado a su suegro y le dijo que se fuera a revisar el dormitorio de su cuñada, a ver si encontraba "joyas y dólares" debajo del colchón, mientras él iba a "abrir la caja".

En el video se ve a los imputados retirar el cadáver de Fernández.

En ese punto de su relato, Fernández Torres contó cómo vio con sus propios ojos que Corona asesinó por la espalda y con un cuchillo de cocina al dueño de casa.

"Escucho unos gemidos. Me asomo al pasillo, no veo nada. Y escucho otra vez como que parecía una pelea, voy y lo encuentro a él (por Corona) de espalda. Tenía un cuchillo", recordó.

Y agregó: "Lo agarró cuando estaba arrodillado y lo acuchilló, lo estaba acuchillando. Le digo qué te pasó, voy como para acercarme y me apunta. Y me dice: Andate de acá, andá a la otra pieza a agarrar la plata que está ahí".

El carnicero contó que cuando le dijo "vos estás loco, yo me voy de acá", con la cuchilla en la mano, Corona le dijo como amenaza: "Vos no te vas a ningún lado. Vos estás ya acá conmigo, tengo los nombres y hasta las escuelas de tus hijas, así que no me jodas, me vas a ayudar que después yo te voy a dar la plata".

El acusado relató lo que después se vio en las cámaras: que junto a Corona bajaron el cadáver de la víctima envuelta en sábanas y un acolchado hasta el baúl del auto Suzuki Fun que usaba la víctima y que Corona lo obligó a conducir el vehículo y llevarlo hasta el estacionamiento de un supermercado chino.

Fernández Torres reveló dos datos que no habían surgido de la investigación judicial: que un mes antes del hecho hubo un intento frustrado por la presencia de un policía en la cuadra y que en esa oportunidad y en llamados amenazantes que recibió posteriormente, participó una tercera persona a la que no pudo identificar y de la que solo dijo que era "un hombre grande" y "argentino".

“No merecen salir nunca más, perpetua es la muerte de mi padre”, dijo la hija del empresario

Una de las hijas de Roberto Fernández Montes, el empresario de origen español asesinado en 2017 en su departamento del barrio porteño de Caballito, en un crimen por el que ya está condenado su exyerno y por el que ahora será juzgado un segundo imputado, aseguró que confía en la Justicia, que espera que su exmarido y este segundo acusado no salgan “nunca más” de prisión y que la única perpetua es la muerte de su padre.

"Como hija, confío en la Justicia plenamente. Accionaron con criterio, en nuestro caso funcionó”, dijo a Télam Natalia Fernández.

En relación al imputado Pedro Ramón “El Carnicero” Fernández Torres (57), la mujer dijo que “ya sea por sentido común y por la multiplicidad de pruebas, y sumado a que se fugó durante cinco años, queda clara su culpabilidad en el asesinato atroz” de su padre y que merece una “prisión perpetua”.

“Todos estos años como hija, me planteaba qué es perpetua, porque en este país perpetua son 35 años de los cuales podés ir apelando. Perpetuo es mi dolor, el de mis hijos ante toda esta bestialidad”, dijo la hija de la víctima, que declarará como testigo en la audiencia inicial.

Y agregó: “Perpetua es la muerte de mi padre. Yo no puedo esperar 35 años como pueden hacer las familias de estas personas. Estas personas no merecen salir nunca más”.

Ojalá declare, dé datos y ponga algo de luz en el caso, cosa que no hizo el otro asesino que está preso”, dijo la mujer en relación a su exmarido, el ya condenado Santiago Corona, a quien calificó como un “psicópata perverso”.

Natalia señaló que si Fernández Torres –quien nunca declaró en la causa-, “aportara más datos, se podría conocer si hay otras personas implicadas y qué participación tuvieron”.

“Es irreparable el daño que nos hicieron, siendo conscientes de lo que hacían, porque fue planificado y deseado. Solo Dios sabe si son dignos de perdón. Yo como hija y ser humano, no puedo entender ni perdonar. Me aferro a la justicia divina y de ella nadie va a poder escapar”, concluyó.


Etiquetas:
  • crimen

  • Caballito

  • prófugo

  • Filmación

  • cámaras de seguridad

  • empresarios

  • juicio

COMPARTIR:

Comentarios