Domingo 14 de Julio de 2024

Hoy es Domingo 14 de Julio de 2024 y son las 10:21 - ¡Hola! Bienvenido a mi sitio web. Te invito a recorrer las secciones.

POLICIALES

3 de marzo de 2024

Comienzan los peritajes de ADN en busca del asesino del ingeniero en el caso de crimen.

Los expertos forenses están investigando el pelo encontrado en el pantalón del ingeniero asesinado, el cual no corresponde a la víctima. Roberto Wolfenson fue encontrado sin vida en el country La Delfina el viernes 23 de febrero pasado.

El cadáver de Wolfenson fue hallado el viernes 23 a las 17 por su profesor de piano y un vigilador del country.

Los investigadores del crimen de Roberto Eduardo Wolfenson, el ingeniero electrónico de 71 años asesinado el viernes 23 de febrero en el country La Delfina de Pilar, arrancarán esta semana una serie de estudios complementarios forenses e intentarán, entre otras medidas, obtener el ADN de un pelo hallado sobre el cuerpo de la víctima, analizar si son orgánicos los restos que se obtuvieron en diez hisopados de cada una de las uñas de las manos del hombre asesinado y comenzar con la apertura de las dos computadoras secuestradas.

El fiscal de Pilar Germán Camafreita, quien tiene a su cargo el expediente por el crimen, recibió en las últimas horas la noticia de que comenzó el análisis del rastro capilar que fue levantado sobre el pantalón de Wolfenson y que no pertenece a la víctima, con el fin de poder obtener un ADN que, en caso de ser posible, poder compararlo con el patrón genético de algún sospechoso.

(FW)Para poder obtener ADN de un pelo, es necesario que ese rastro tenga el bulbo, es decir la raíz, lo que ahora será clave para los peritos.

También se analizarán diez hisopos con restos subungueales que se obtuvieron durante la autopsia realizada el sábado 24 de febrero pasado, donde los expertos intentarán encontrar material genético con el cual también se pueda obtener un patrón genético.

Todo esto servirá en un futuro para poder compararlo con el ADN de algún sospechoso en caso de tenerlo, dijeron las fuentes.

Según las fuentes judiciales, el próximo martes comenzarán los estudios complementarios de las muestras extraídas en la autopsia al cadáver de Wolfenson, especialmente de anatomía patológica, los tacos de piel y los toxicológicos.

La intención del fiscal Camafreita es poder achicar la ventana sobre la data de la muerte, ya que la última vez que fue visto con vida el ingeniero fue el jueves por la empleada doméstica y su cadáver fue hallado el viernes a las 17 por su profesor de piano, un vigilador del barrio y un vecino, que ingresaron a su casa con autorización de la esposa de la víctima.

Hasta el momento, la data de muerte -siempre aproximada en materia forense y a la espera de estudios complementarios- fue estimada entre 18 y 24 horas previas a la autopsia que se hizo a las 13 del sábado 24 de este mes, lo que lleva el reloj a que el crimen fue entre las 13 y las 19 del mismo viernes 23 en el que fue hallado asesinado. Pero como el hallazgo del cadáver fue a las 17, la franja horaria a investigar fue acotada por el fiscal entre las 13 y las 17 de ese viernes.

Sin embargo, algunos elementos y declaraciones de testigos hacen creer que el crimen también pudo ser el día anterior: un amigo del barrio y vecino de Wolfenson aseguró que el jueves le escribió un mensaje de WhatsApp para acordar un encuentro con el fin de ir a caminar, pero nunca le llegó a la víctima: "Tenía una sola tilde", dijo.

Ese mismo día, pero más tarde, reiteró otro mensaje para invitarlo a cenar, pero tampoco le llegó ni obtuvo respuesta, lo que lo hizo conjeturar a ese vecino que el crimen de su amigo se había producido ese jueves 22.

Además, el ingeniero estaba vestido de la misma forma en la que lo describió la empleada doméstica cuando lo vio el jueves 22, con una chomba anaranjada, pantalón tipo jogging azulado y con unas Crocs que estaban apoyadas sobre sus piernas, lo que distintos testigos dijeron que no era habitual, porque Wolfenson era muy coqueto y jamás se vestiría dos días con la misma ropa.

Finalmente, los investigadores arrancarán con la apertura de las dos computadoras que fueron secuestradas en la casa de la víctima, una notebook y un CPU que pertenecía a la empresa a la cual asesoraba en temas vinculados a baterías de litio, tema del cual era experto.

Por el homicidio del ingeniero, aún no hay un móvil ni un sospechoso claramente identificado y, por el momento, el fiscal tiene a todos bajo investigación, tanto familiares, como allegados y empleados


Si bien en un primer momento el único faltante fue el teléfono celular marca Motorola del hombre asesinado, por lo que los investigadores pusieron en duda que la causa del homicidio fuera un robo.

Luego, la esposa dijo también detectó que faltaba un parlante inalámbrico y un almohadón, pero aseguró que tanto el dinero como las joyas estaban en el interior de la caja de seguridad, que no fue violentada.

En el marco de la causa, ya declararon la viuda Graciela Orlandi, uno de los hijos, la empleada doméstica, el jardinero y piletero que estuvo en la casa el mismo viernes 23 y el profesor de piano que entró a la vivienda y halló el cadáver.

Wolfenson (71) estuvo la semana pasada unos días solo en su vivienda del country, ya que su esposa, Orlandi, se había ido de viaje con su hija y un nieto a la ciudad balnearia de Villa Gesell y al regresar no volvió a su casa, sino que fue a lo de esa hija en el barrio porteño de Villa Devoto.

El cadáver fue hallado cerca de las 17 cuando llegó el profesor de piano y su alumno no respondía a los llamados


Si bien un primer médico policial que lo revisó dijo que se trataba de una muerte natural, vinculada a una arritmia, la autopsia reveló que había sido asesinado por estrangulamiento y que presentaba golpes en la frente, nariz y cortes en la parte posterior del cuello.

En las últimas horas del viernes, el abogado que representa a los dos hijos que Wolfenson tuvo con una pareja anterior, requirió al fiscal una serie de medidas para intentar establecer si el crimen está relacionado a cuestiones económicas.

Etiquetas:
  • crimen

  • ingeniero

  • Pilar

COMPARTIR:

Comentarios