Jueves 18 de Abril de 2024

Hoy es Jueves 18 de Abril de 2024 y son las 12:25 - ¡Hola! Bienvenido a mi sitio web. Te invito a recorrer las secciones.

INTERNACIONALES

30 de septiembre de 2023

"Es posible que estemos presenciando otra tragedia similar al genocidio armenio"

El historiador, en conversación con Télam, examinó la complicada situación que enfrenta la población armenia en Nagorno Karabaj luego del ataque de Azerbaiyán. El Gobierno armenio denuncia una campaña de "limpieza étnica" y más de 100.000 personas se han visto obligadas a huir del enclave hacia Armenia esta semana debido al temor a represalias.

Por Francisco Alcácer
Foto: AFP.

La población de Nagorno Karabaj está sufriendo un genocidio desde hace meses y no puede descartarse que lo mismo pase, otra vez, con los armenios de Armenia, dijo uno de los mayores especialistas en el genocidio armenio de principios del siglo pasado, el argentino Juan Pablo Artinian, en entrevista con Télam.

Artinian es doctor en Historia y este año publicó el libro "Genocidio y Resistencia. La destrucción de los armenios por el Imperio otomano y la búsqueda de justicia (1915-1923)", considerado de los más importantes aportes en lengua española al tema de la matanza de 1,5 millones de armenios por el imperio del cual deriva la actual Turquía.

En diálogo con esta agencia, vinculó el conflicto por Nagorno Karabaj con la guerra en Ucrania, que generó "un nuevo alineamiento de relaciones", y cuestionó la falta de condena de la comunidad internacional a lo ocurrido en el enclave.

La semana anterior, durante un día, se atacó a la población civil, y se mataron chicos, chicas. ¿Para qué? Para hacer una limpieza étnica, para expulsar a esa población, que es de hecho lo que está sucediendo ahoraJuan Pablo Artinian

Nagorno Karabaj es una región montañosa ubicada dentro de Azerbaiyán, pero poblada por una mayoría de armenios que, apoyados militarmente por la vecina Armenia, la controlaron de facto más de tres décadas, hasta que el Ejército azerbaiyano la recuperó la semana pasada con una ofensiva relámpago que dejó casi 400 muertos.

Antes de atacar, Azerbaiyán bloqueó el territorio diez meses y dejó casi sin alimentos, medicamentos, electricidad y combustible a sus 120.000 habitantes. El Gobierno armenio denuncia una campaña de "limpieza étnica", y más de 100.000 personas huyeron esta semana del enclave a Armenia por temor a represalias.

Ahora, Azerbaiyán y Turquía, que rodean a Armenia por el este y oeste, quieren unirse abriendo un corredor que pase por el sur armenio en dirección a un enclave azerbaiyano. Armenia, que quedaría aún más encerrada por sus enemigos, dice que no lo permitirá, lo cual hace temer una guerra, otra en Europa además de la de Ucrania.

Foto: AFP.

- ¿Cómo ve la situación política y regional de Armenia, tanto desde una perspectiva histórica que se remonte al genocidio como de una más actual, tras la ofensiva en Nagorno Karabaj?
- Armenia se encuentra completamente rodeada de fuerzas enemigas y de regímenes hostiles, autocráticos y violentos. Yo a este libro ahora le tendría que poner, en el título, 1915-1923 más otro guión y un signo de interrogación, porque uno puede saber cuándo empieza un genocidio, pero -a la luz de los acontecimientos en Nagorno Karabaj- no cuándo termina.


- ¿Usted cree que se está cometiendo un genocidio en Nagorno Karabaj, o que puede haber otro de los armenios de Armenia?
- Sobre Nagorno Karabaj, no lo digo solo yo; ya lo dijo Luis Moreno Ocampo, exfiscal de la Corte Penal Internacional y del Juicio a las Juntas, en un informe vía Naciones Unidas en el que explicó que, para la Ley internacional, genocidio no es solo matar, sino también imponer a un grupo nacional, étnico, religioso o racial, condiciones de vida para provocar su destrucción física. También hubo dictámenes de la Corte Internacional de Justicia de la ONU y del Consejo de Europa para que se termine ese bloqueo. Todo esto fue antes del ataque que hubo hace pocos días. Poner a la gente en condiciones extremas como es la hambruna es parte de acciones y prácticas genocidas, y acá pasa eso desde hace 10 meses. La semana anterior, durante un día, se atacó a la población civil, y se mataron chicos, chicas. ¿Para qué? Para hacer una limpieza étnica, para expulsar a esa población, que es de hecho lo que está sucediendo ahora. Entonces, sobre la primera pregunta, ya tenemos un genocidio. Y es importante que salga a la luz que en 2023 hubo una alerta de genocidio y que lamentablemente no se hizo nada, y que los perpetradores son los mismos. Con respecto a lo segundo, no lo descarto, porque esto, que yo antes pensaba que era imposible, está volviendo a pasar.


- ¿Un genocidio de los armenios de Armenia? Pero ¿cómo podría suceder? Es cierto que Armenia peleó muchas guerras con Azerbaiyán, pero esta vez no está interviniendo.
- Obviamente esto es algo que puede darse de distintas maneras. Por ejemplo, si se corta el sur de Armenia y Armenia queda totalmente aislada y puede empezar a estrangularse su economía para hacer lo mismo que hicieron con Nagorno Karabaj, esta vez con el Estado armenio. Yo no lo descarto. Es una situación muy peligrosa. De hecho, esta semana, el presidente de Turquía se juntó con el de Azerbaiyán en un enclave que hay entre Armenia y Turquía, que se llama Najicheván, para festejar esta victoria, y el mensaje parece ser ahora quizás podemos avanzar hacia el sur de Armenia y cortarla y aislara y unirnos, y esto nos remite al objetivo político del genocidio armenio que describo en mi libro, el panturquismo, unir todos los pueblos turcos, y el que lanza este objetivo imperialista es Turquía. Tristemente, vemos que estos objetivos se quieren cumplir. La verdad que la situación es muy delicada. Y ahora lo que tenemos que hacer es condenarla, no dejar que esto quede impune. Básicamente, porque sienta un precedente internacional horrible de uso de la fuerza y la violencia y de limpieza étnica que parecen legitimarse por intereses geopolíticos o económicos.

Juan Pablo Artinian / Foto: Prensa.

- ¿Y cómo está respondiendo la comunidad internacional?
- Lamentablemente, recién ahora está llegando la ayuda humanitaria. No hubo ninguna condena, no hubo sanciones. Si bien durante la guerra de Ucrania vimos que enseguida había una condena, acá lo que vemos es un precedente muy grave en términos de derecho internacional, que es resolver por la fuerza, desoír dictámenes de la CIJ de Naciones Unidas de desbloquear a Nagorno Karabaj y una alerta de genocidio, y donde no hubo ningún tipo de sanción. Esto se podría haber detenido muy fácilmente con sanciones, sin que se tenga que dar esta situación donde se utilizaron las últimas armas tecnológicas, bombas de racimo, drones, contra población civil que se defendió con lo poco que tuvo. Ahora tenemos una situación de caos que de hecho se puede ver en todos los medios. Tenemos a miles de personas que están saliendo desordenadamente desde este enclave, que además eran sus tierras, donde habían vivido generaciones y generaciones. Acá tampoco se respetó el derecho a la autodeterminación.


- Usted mencionó la guerra de Ucrania y Rusia, un país que tiene territorios y mucha influencia en el Cáucaso. ¿Cuánto tiene que ver la guerra en el deterioro de la situación en Nagorno Karabaj?
- Mucho, lamentablemente. Parte del gas y petróleo que Europa dejó de comprar a Rusia va a Europa por Azerbaiyán. Esto ha generado un cambio en las coordenadas internacionales, un nuevo alineamiento de relaciones, por la necesidad de la Unión Europea de gas barato vía Azerbaiyán -que indirectamente es gas ruso, con lo cual es bastante perverso todo-. Hay una foto muy famosa de hace unos meses de la líder de la UE dándole la mano al líder del régimen de Azerbaiyán y hablando de nuestro socio confiable. Y por este interés de recibir el gas para este invierno que se viene, no se hizo nada. Obviamente también hay intereses geopolíticos. A Turquía le interesa lograr el objetivo que se buscaba con el genocidio de principios del siglo XX, que era ese plan de terminar de unir todas las zonas de mayoría turca o musulmanas que todavía quedan dispersas en el sur de Armenia, y aislarla, y también reducir la influencia de Rusia en el Cáucaso.


- Respecto a su libro ¿cómo surgió la idea y qué aporta de nuevo a un tema tan investigado como el genocidio armenio?
- El libro nace de una necesidad de tener un texto no solamente para los colegas historiadores, sino también uno para estudiantes, desde estudiantes secundarios hasta de la facultad. Yo estudié historia en la Universidad de Buenos Aires, en la Facultad de Filosofía y Letras, y no había contenidos sobre genocidio en las cátedras. No tenemos textos en español, tenemos algunos libros, pero son traducciones. Y es importante estudiar el genocidio armenio porque de alguna manera representa el modelo de los genocidios de los tiempos modernos, con todos sus elementos: la deshumanización -sacarles a las víctimas su carácter humano, los armenios son parásitos, insectos, microbios-: la deportación -expulsarlas de sus casas y llevarlas a campos de detención- y el asesinato. También el negacionismo, esta idea de que hay dos bandos, de que hay una guerra -los dos demonios de Argentina-, que es, justamente, una estratagema del negacionismo. Esto es algo típico que se hace durante los genocidios y después de ellos, para generar esta consolidación de impunidad.

Relacionadas

  • Más de 100.000 habitantes de Nagorno Karabaj huyeron a Armenia

  • Los armenios de Nagorno Karabaj disolverán su república mientras continúa el éxodo

  • Azerbaiyán reportó casi 200 bajas en la ofensiva de Nagorno Karabaj


Etiquetas:
  • Juan Pablo Artinian

  • Armenia

  • Nagorno Karabaj

  • genocidio

  • limpieza étnica

  • Azerbaiyán

  • entrevista

  • Historia

COMPARTIR:

Comentarios