Lunes 15 de Julio de 2024

Hoy es Lunes 15 de Julio de 2024 y son las 05:40 - ¡Hola! Bienvenido a mi sitio web. Te invito a recorrer las secciones.

SOCIEDAD

26 de enero de 2024

Gypsy Rose: de la oscura prisión al resplandor de las redes sociales

El 28 de diciembre, Gypsy Rose Blanchard (32) fue liberada, de manera paradójica, en el Día de los Inocentes, después de pasar casi una década en prisión por conspirar para matar a su madre, Dee Dee Blanchard. Esta impactante historia de abusos y trágicos desenlaces capturó la atención de Estados Unidos y ha sido adaptada en un libro, dos series, y ha llevado a la expresidiaria a recibir notoriedad en las redes sociales.

Por Camila Alfie
Gypsy Rose Blanchard, en la reciente presentación de la serie inspirada en su autobiografía: ha nacido una estrella. (Foto AFP)

En los últimos años, las historias que vinculan el universo de las celebridades con familias abusivas fue un tópico caliente en la cultura pop, generando cimbronazos en el mundo del espectáculo y arrasando en las redes sociales.

En agosto del 2022 la ex súper estrella de Nickelodeon, Jennette McCurdy, estrenó el Best Seller del 2023: “Me alegra que mi madre haya muerto”, donde relata cómo su mamá la forzó durante años a actuar en Hollywood, generándole un trauma que devino en anorexia nerviosa, bulimia y alcoholismo adolescente.

En octubre del 2023 Britney Spears publicó “La mujer que soy”, donde narra cómo su padre la encerró en una tutela legal para obligarla a hacer shows y controlar todos sus ingresos, alegando que ella era mentalmente inválida. Pero hubo un caso que los superó con creces, y que está muy lejos de los reflectores de Hollywood (por ahora): el de Gypsy Rose Blanchard.

Durante más de 20 años Gypsy creyó el invento de su madre: que padecía un sinfín de enfermedades extrañas y en realidad, la enferma era su madre, que padecía el sindrome mental. (Foto Prensa)

Gypsy Rose Blanchard, seguramente, nunca imaginó que algún día iba a tener 9.9 millones de seguidores en TikTok y más de 5,6 millones de likes en esa red, 8.3 millones en Instagram y una cantidad infinita de videos sobre ella en YouTube, también con millones de visualizaciones.

Nunca imaginó que recibiría ropa de Zara para ir a alfombras rojas y haría tours de prensa con un ejército de maquilladoras y vestuaristas detrás suyo, que algún día habría una serie sobre su vida y que escribiría un libro. Que la invitarían a viajes y que las estrellas de Hollywood le laikearian sus fotos. Quizás tampoco se imaginó que iba a pasar siete años en la cárcel, pero más de una vez sí se imaginó matando a su mamá, un deseo que finalmente hizo realidad su primer novio, Nicholas Godejohn.

Contexto


Gypsy, en la prisión de Misuri donde pasó casi siete años, pese a la condena de diez. Allí volvió a casarse. (Foto Prensa)
Cuando Gyspy Rose tenía 8 años su madre, Dee Dee Blanchard, la convenció de que padecía atrofia muscular, leucemia, problemas cardíacos, retraso madurativo, sordera, insuficiencia visual y asma, entre otro sinfín de enfermedades.

La obligaba a dormir con una máquina de oxígeno, la alimentaba a través de una sonda gástrica y la forzó a estar en una silla de ruedas, aunque Gypsy sabía que no la necesitaba porque, en su intimidad, podía caminar. Sin embargo, Dee Dee la sometió a decenas de intervenciones quirúrgicas innecesarias, le rapó el pelo para conseguir que tenga el aspecto de una niña con cáncer, le hizo remover los dientes y las glándulas salivales y le mintió con respecto a su edad, haciéndole creer que era mucho más chica. A los 20 años se disfrazaba de princesa creyendo que tenía 14, pero parecía de 7.

Se cree que Dee Dee Blanchard padecía de síndrome de Münchhausen por proximidad, un desorden mental donde alguien inventa todo tipo de enfermedades acerca de una persona que tiene a su cargo, para ganarse la simpatía y compasión de otra gente.

El drama de Gypsy terminó el 14 de junio de 2005 cuando un joven que conoció en una app de citas mató de 17 puñaladas a Dee Dee, su mamá. (Foto Prensa)

Las supuestas enfermedades de Gypsy se tradujeron, para Dee Dee, en ayuda económica por parte del Estado y de distintas ONGs, que le construyeron una casa, le regalaron viajes a Disney y hasta la premiaron por ser la “Mamá del Año”.

Gyspy, por otro lado, no tenía permitido ir a la escuela, tener amigos y mucho menos, un novio: su madre estaba todo el tiempo controlándola, sobre todo, para que nunca revele el hecho de que no tenía ninguna patología.

Sin embargo, conforme Gypsy crecía, fue atando cabos acerca de su verdadera identidad y las intenciones de Dee Dee. Como si se hubiese juntado el hambre y las ganas de comer, Gyspy conoció en una web de citas cristianas a Nicholas Jodhon, de Wisconsin: un joven con quien tuvo un romance secreto y virtual de casi tres años y que tenía múltiples personalidades, entre ellas, la de un malvado vampiro de 400 años llamado Víctor.

Cuando Gyspy le pidió que mate a su madre para liberarse de ella, “Victor” no lo dudó ni un segundo y la asesinó en junio del 2015 a puñaladas


El crimen de Dee Dee ejecutado por Nicholas y orquestado por Gyspy fue descubierto enseguida, resultando en una condena de por vida para él y una sentencia de ocho años para ella.

Pero en diciembre del año pasado, Gyspy por fin recuperó su libertad, y lo hizo convertida en una estrella viral y con un libro que indaga en sus experiencias en la cárcel, donde por primera vez que se sintió viva, conociéndose a sí misma y haciendo amigas reales. Internet celebró este momento, que fue esperado por millones de personas con una cuenta regresiva.

Mientras estaba en prisión Gypsy conoció por carta a un profesor de secundaria, con quien se casó en 2022. Desde entonces se llama Rose Blanchard-Anderson. (Foto Prensa)

La historia de Gyspy cayó en la stan culture, un fenómeno de las redes sociales que describe a una comunidad de fans que trascienden la admiración, llegando a alcanzar niveles desproporcionados de adoración por una figura de deseo. El término surge de “Stan”, una canción de EMINEM del 2000, que relata la historia de un fan que estaba peligrosamente obsesionado con él. La fascinación por esta joven, que ahora tiene 32 años, tiene que ver con esta dinámica.

¿Cómo se explica este fanatismo desmesurado, que compite con el fervor swiftie casi empatándolo? En primer lugar, hay que encuadrar la historia de Gyspy dentro de la oleada de true-crime -crímenes verdaderos- que hay en las plataformas digitales. Como si fuese una película de terror, el true-crime le permite a la audiencia acercarse al lado más morboso y perturbador de los casos reales más sonados, desde un lugar controlado, estilizado y hasta romantizado.

"The Act" (serie)

VER VIDEO

COMPARTIR:

Comentarios